Messi, imparable


El delantero del Barcelona marca su segundo gol en el último minuto (2-3) de un partido con multitud de ocasiones y donde brillaron los porteros

Hay Liga. El FC Barcelona se llevó los tres puntos del santiago Bernabéu y se pone líder con un gol de Leo Messi en la última jugada de un partido loco, con la expulsión de Ramos y la gran actuación tanto de Ter Stegen como de Keylor Navas.

La primera de las incógnitas del Clásico se resolvió en la antesala. Zinedine Zidane se decantó por ubicar a Gareth Bale en el once, una decisión que le privó de un cambio porque el galés sólo aguantó treinta y seis minutos. El sóleo izquierdo dijo basta y tuvo que entrar en el partido Asensio. La segunda era ver qué Barcelona llegaba al Bernabéu después de la eliminación en la Champions.

El partido arrancó lento, mandando el Real Madrid lo que provocó dos acciones de peligro en el área azulgrana. En una de ellas se durmió Umtiti y Cristiano le robó la cartera. En el embroque el defensa tocó al delantero, que se fue al suelo en la clásica jugada que se puede pitar penalti perfectamente. El toque fue leve y al colegiado le pudo equivocar la exagerada caída de CR.

Despertó el Barcelona fruto del desorden táctico del Madrid en el centro del campo. Messi se colocó de falso medio y por ahí encontró una vía para acercarse a la portería del Madrid. Messi tan suelto es un peligro y enseguida provocó la primera amarilla para Casemiro. El brasileño juega al límite y pudo ver la segunda antes del descanso en otra entrada al argentino.

El partido fue una especie de montaña rusa. Dominaba el Madrid, dominaba el Barça. Atacaba el Madrid, contrarrestaba el Barça. Hasta en los goles. El Barcelona achicó mal en la salida de un córner y Casemiro marcó a puerta vacía después de que Ramos estrellase el balón contra el palo (m. 28). Enmendó su error en una jugada bien ligada de ataque que finalizó Messi en un clásico eslalon. Así se llegó al descanso.

En la segunda parte no cambió la dinámica. Fue un toma y daca permanente. Sin mucho ritmo, pero con continuas ocasiones en cada área. En esa pelea Ter Stegen y Keylor Navas se convirtieron en gigantes sacando ocasiones a diestro y siniestro hasta que Rakitic acertó con un zambombazo desde fuera del área. El partido entró en una fase de locura y Sergio Ramos no midió bien en una entrada sobre Messi que le supuso la cartulina roja.

Con uno menos, el Barça pudo sentenciar en una clara ocasión de Piqué pero ahí estaba Navas para sofocar el drama. Luego, el Madrid empató con el orgullo de siempre con James, pero al final Messi hizo el tercero para el Barça en un partido roto a la par que épico.

Anterior Realiza SEDENA Campamento “Hagamos Victoria”
Siguiente SEÑAL POLITICA / POR: ANWAR A. VIVIAN PERALTA

No hay ningún comentario

Deja tu mensaje