Increíbles cosas que tenemos gracias a los antiguos romanos


10. Comida rápida

Increíbles cosas que tenemos gracias a los antiguos romanos

La preparación de alimentos en la Antigua Roma en las casas de personas ricas estaba a cargo de los sirvientes o cocineros, a veces pagando una impresionante suma. Además de esto, incluso en las casas de las personas ricas, las cocinas frecuentemente eran pequeñas y estrechas. Pero, pareciera que no todos los antiguos romanos preparaban sus alimentos en casa: por ejemplo, durante las excavaciones en Ostia, en una gran cantidad de casas, en general, no se descubrió una cocina.

Entre la gente común fueron muy populares los establecimientos de comida rápida: popina y termopolio (en la fotografía de la izquierda puedes ver un termopolio de Aselina en Pompeya). El termopolio se presentaba como un pequeño establecimiento con un mostrador que salía a la calle, en el cual tenía incorporadas cacerolas con comida, la cual se calentaba con fuego. Los platillos eran sencillos: frijoles, lentejas, chícharos y también vino mezclado con agua caliente. Los visitantes frecuentemente comían parados, aunque en algunos lugares había espacios para sentarse.

9. Derecho al veto

increibles

Cómo seguramente ya lo sabrás, la palabra “veto”, se traduce del latín como “[Yo] prohíbo”. El primer derecho al veto como institución social apareció en la Antigua Roma, en donde cada uno de dos cónsules podía bloquear la decisión de otro cónsul, y cada tribuna pública tenía el derecho de denegar la ley, aceptada por el Senado. En nuestros tiempos, este derecho se utiliza en los jefes de Estado y también frecuentemente en los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU.

También vale la pena destacar que una gran cantidad de los sistemas de derecho de los Estados Europeos tomaron como base precisamente el derecho romano, el cual, hasta hoy en día, es estudiado por los alumnos de leyes.

8. Taxi

cosas

Los “taxis” de la Antigua Roma consistían de una carreta que tenía asignada a los ejes un tipo taxímetro: una caja en la cual, después de cada etapa que pasaba (un tramo, cuya longitud era cerca de 200 metros), caía una piedra. Al final del viaje, el pasajero pagaba al conductor de acuerdo con la cantidad de piedras que había en la caja. Para saber con más detalle sobre este taxímetro de la Antigua Roma, puedes ver este video.

7. Concreto

tenemos

El concreto fue descubierto en los primeros mil años, y fue utilizado principalmente en la Antigua Roma. En esta región siempre se tuvieron accesibles de manera fácil los componentes para la producción del concreto, tales como las puzolanas (una mezcla de ceniza volcánica, piedra pómez y toba calcárea) y piedra triturada. Los romanos utilizaban el concreto para la construcción de edificios públicos, incluyendo el Panteón de Agripa, cuya cúpula (en la foto) hasta el día de hoy se considera la más grande en el mundo entre similares estructuras, que fue realizada de concreto no reforzado.

6. Red de alcantarillado

gracias

Los romanos no fueron precisamente el primer pueblo en descubrir como evacuar las aguas residuales: las redes de alcantarillado más antiguas fueron descubiertas durante excavaciones en los territorios de la India y Babilonia. Pero el más grande de todos los descubrimientos de tal tipo fue precisamente la Cloaca Máxima, la cual se llevó a cabo desde el año 616 al 579 a.C. Se presume que su construcción pudo ser iniciada por el emperador de Roma, Lucio Tarquinio Prisco.

La gran cloaca está conformada por un canal cubierto con conjuntos de piedras de hasta 3 metros de ancho y más de 4 de profundo, por el cual en los tiempo antiguos salían los residuos de la ciudad. A diferencia de otros sistemas simples de alcantarillado, este está bien conservado y en función hasta hoy en día: actualmente es utilizado como un desagüe.

5. Caminos adoquinados

romanos

Los romanos construyeron caminos con fines militares y comerciales, en los cuales ya desde a mediados del siglo V a.C. existían normas jurídicas, reglamentos de construcción y manutención de caminos. Además, desarrollaron un tipo de atlas de carreteras e incluso existían reglas de tránsito. Los caminos romanos fueron diseñados por ingenieros y construidos por esclavos, los cuales colocaron caminos de tan alta calidad que incluso algunos de ellos se conservan perfectamente y se continúan utilizando hasta nuestros días (en la fotografía puedes ver la famosa Vía Apia).

4. Pilares con distancias

Increíbles cosas que tenemos gracias a los antiguos romanos

Otra característica distintiva de los caminos romanos fueron las piedras o columnas miliarias, del latín miliarium, cuyo equivalente moderno serían las columnas de distancia o las señales de tránsito. En los caminos, a través de cada milla romana (1478 metros), se colocaban columnas con la señalización de la distancia y se indicaba el nombre del emperador que gobernaba en aquel entonces. Algo interesante es que, después de cada 10 millas, en los caminos se construyeron lugares para descansar.

3. Suelo con calefacción

increibles

Se podría pensar que estos tipos de calefacción, como los suelos con calefacción integrada, surgieron relativamente hace poco tiempo, pero, en realidad, tal invención tiene más de 2000 años. Este antiguo suelo cálido llamado hipocausto consistía de un sistema de orificios bajo el suelo, en el cual ingresaba aire caliente debido a un horno de leños que se encontraba ubicado a un nivel más bajo.

Se supone que apareció por primera vez en la Antigua Grecia, y en el siglo I a.C. fue perfeccionado por el ingeniero romano Cayo Sergio Orata. La mayoría de este tipo de calefacción se extendió en las provincias más frías del Imperio romano, y también en las termas (en la fotografía superior).

2. Periódicos

cosas

Los predecesores de los periódicos se consideran los pergaminos con mensajes de noticias bajo el nombre de acta diurna populi Romani que podría traducirse como “archivo diario”, el cual estaba escrito a mano y era colocado en las plazas o simplemente entregado a los políticos y residentes nobles. Al inicio, estas noticias contenían informes de carácter no oficial, pero después, Julio Cesar ordenó que se distribuyeran sin falta.

De acuerdo con la información conservada, los periódicos de los antiguos romanos, comunicaban sobre hechos que sucedían en la vida de personalidades destacadas, órdenes del Senado, decretos de las autoridades, procesos judiciales, accidentes, fenómenos naturales inusuales e incluso rumores locales. En pocas palabras, todo era casi igual que hoy en día.

1. Grafiti

tenemos

Los dibujos murales e inscripciones son conocidas desde lo profundo de la antigüedad, pero si hablamos sobre los grafitis del nuevo estilo, en este sector, un gran número de los habitantes de la Antigua Roma se han distinguido. Ellos dejaban en las paredes mensajes de carácter publicitario, insultos, declaraciones de amor, quejas y tiras cómicas. Una de estas caricaturas de un tipo de personalidad política se ha conservado muy bien en Pompeya.

En la antigüedad, se dejaban escrituras en las paredes que no precisamente se caracterizaban por tener una buena gramática y frecuentemente escribían palabras con errores, al igual que algunos de nuestros “lindos” jóvenes hoy en día. Pero no vale la pena regañarlos: ya que. precisamente gracias a esos “vándalos”, sabemos mucho sobre la vida de los antiguos romanos. Además, algunos tipos de grafiti pueden considerarse verdaderas obras de arte. 

Anterior Con carteles en postes anuncian la toma de protesta de Mario López
Siguiente Se le viene la "Democracia" a Maduro

No hay ningún comentario

Deja tu mensaje