Alimentos que nunca debes comprar de nuevo


Elimina estos artículos de tu lista del súper, por que son estafas, falsificaciones, drásticamente poco saludables o simplemente son asquerosas, aquí están los alimentos que debes mantener fuera de tu carrito de compras.

Artículos con arándanos

Ahh, los arándanos… ahora podemos encontrarlos en todo, desde cereales para el desayuno hasta panqués, barras de granola y salsas, ¿o no? Resulta que la mayoría de los artículos con sabor a arándanos en los estantes de las tiendas de comestibles no cuenta con una sola baya, solo con sabor a arándano artificial.

Compra tus bayas agrégalas a los cereales simples para un verdadero plus en tu salud.

Pan multigrano

Esto es comida chatarra enmascarada de saludable. Revisa la lista de ingredientes para asegurarte que el trigo integral sea el principal ingrediente; de lo contrario, solo estás mezclando algunos granos con el pan blanco común. Mejor aún, renuncia al pan y disfruta de la cebada, el arroz integral, la quinoa o la avena cortada con acero.

Mantequilla de maní baja en grasa

Cuando las empresas sacan la grasa, tienen que agregar algo de nuevo para que la comida tenga un sabor delicioso. En este caso es un montón de azúcar extra, y ¿quién quiere eso? En su lugar extiende mantequilla de maní en tu sándwich para obtener más de las grasas buenas y las proteínas sin una falsa dulzura.

Té embotellado

Prepara tu té helado en casa y ahorrarás mucho dinero y centímetros en tu cintura: los tés en botella pueden tener más gramos de azúcar que un refresco o una rebanada de pastel.

Productos horneados sin gluten

Si no se te diagnostica una enfermedad celíaca o intolerancia al gluten, ten en cuenta que un producto que no lo tiene no significa necesariamente saludable, y los productos horneados sin gluten como el pan, las galletas dulces o saladas a menudo están empacados con harinas más refinadas, ingredientes artificiales, y más azúcar que los productos horneados tradicionales. Además, pueden costar hasta el doble de lo que normalmente gastarías.

Lecha deslactosada con sabor

La leche de soya de sabor no te da puntos con el departamento de salud, y definitivamente no ayudará en tus finanzas en la caja del supermercado. Si prefieres las leches no lácteas por razones dietéticas personales, compra versiones sin azúcar. Y si solo estás tratando de comer de una manera saludable, la leche descremada debe estar bien.

Verduras gourmet congeladas

Claro, puedes comprar un paquete de guisantes en una salsa de mantequilla con hierbas, pero ¿por qué hacerlo cuando puedes cocinarlas tu mismo? Simplemente cocina los guisantes, agrega un poco de mantequilla y espolvorea algunas hierbas que ya tienes a la mano.

Lo mismo ocurre con las zanahorias con salsa de eneldo y otras verduras gourmet.

Barritas energéticas o proteicas

Estas barras cargadas de calorías generalmente se apilan en el mostrador de la caja porque dependen de los compradores impulsivos que las compran, pensando que son más saludables que una barra de chocolate. Desafortunadamente, pueden tener un contenido muy alto de grasa y azúcar, y suelen ser tan calóricos como una barra normal de chocolate.

Si necesitas un impulso, una fruta rica en vitaminas, un yogurt o un puñado de nueces es más saciante y menos costoso.

Ensaladas empacadas

Las verduras lavadas y embolsadas pueden ahorrar tiempo, pero pueden costar tres veces más que comprar la misma cantidad de lechuga. Aún más caras son las ensaladas empacadas, donde se consiguen algunas verduras, una pequeña bolsa de aderezo y una pequeña bolsa de crutones. No compres esto. Prepáralo tu, tuesta el pan rancio que de otra forma tirarías, e intenta mezclar tu propio aderezo para ensaladas.

Anterior Albañil gana sin problema la competencia Internacional de CrossFit
Siguiente Al Vuelo-Sketch XVII

No hay ningún comentario

Deja tu mensaje